B01. PARTE 2ª: METODOLOGÍA AVANZADA



De la misma manera que hay en este blog una página introductoria para todas las técnicas básicas del estudio, que son las correspondientes a la primera primera parte, aquí se inicia el aprendizaje de metodologías más complejas y de un nivel superior. Todo el material relacionado con esta segunda sección, que comienza con el estudio de la bibliografía (B02) y culmina con la presentación formal de un trabajo científico (B04), se identifica por la presencia de la letra B.

El segundo bloque del blog analiza, por lo tanto, otras competencias metodológicas que ya son diferentes de las que se han abordado en el apartado precedente bajo la denominación de técnicas "básicas". Precisamente, para subrayar esa distinción, he optado por calificadrlas como metodologías "avanzadas". Considero sin embargo oportuno exponer una serie de aclaraciones para comprender en su justo término las razones y los objetivos que justifican la introducción de esta segunda sección en el blog.

Una de las finalidades de la educación secundaria, tanto en el nivel obligatorio (ESO) como en el postobligatorio (bachillerato), es introducir al alumnado en la metodología del trabajo científico. Es obvio que los contenidos de aprendizaje relacionados con este importante cometido, nada menos que el pensamiento científico, no pueden ser tratados de manera idéntica en ambos niveles. Si los jóvenes estudiantes de la educación secundaria deben aproximarse de una forma todavía rudimentaria, no cabe duda de que quienes cursan el bachillerato pueden y deben abordar ese aprendizaje de una forma más madura y rigurosa. Tengamos en cuenta que el bachillerato actual, pese a las diferencias que entraña respecto al que existía con anterioridad, no por ello deja de asumir como objetivo educativo una preparación preliminar para los estudios superiores o universitarios. Un nivel en el que el conocimiento y la aplicación práctica del método científico ya es una realidad ineludible.

La inmersión en ese aprendizaje puede realizarse de dos formas: aplazándolo hasta que los alumnos y alumnas del bachillerato acceden a la universidad, o bien, facilitando los recursos didácticos para hacerlo de manera preliminar durante los dos cursos escolares de la educación postobligatoria. La conveniencia de esta segunda opción me resulta tan positiva como obvia aunque, y también debe señalarse esta dimensión del asunto, entraña dificultades para los docentes que se comprometen con un objetivo tan ambicioso. Asimismo esa decisión genera fuertes reticencias entre algunos sectores del alumnado. Los motivos son comprensibles pero no justificables puesto que, no nos engañemos al respecto, aprender a menajar el método científico con todas las habilidades operativas que lo acompañan (como buscar información bibliográfica, elaborar fichas y ficheros, organizar una investigación o una síntesis), todo eso es arduo tanto en esfuerzo como en autodisciplina personal.

Pese a las objeciones que puedan argumentarse en contra, personalmente pienso que para enfrentarse a los retos y los problemas que se vislumbran en el horizonte de nuestro aprendizaje, la mejor táctica es adelantarse en todo momento. Mientras más pronto, mejor. Por esa razón, tras muchas cavilaciones y dudas, he apostado por ampliar significativamente el campo temático de este blog metodológico mediante la inserción de esta segunda parte que nos ocupa. Una sección que, frente al aprendizaje de las técnicas básicas del estudio desarrolladas hasta aquí, intenta ahora familiarizar al alumnado del bachillerato con los principios del trabajo científico. Mi esperanza y mi deseo es que el material didáctico que se reúne para tal fin sea de utilidad.

Las fichas metodológicas de esta segunda parte se podrán consultar de forma individual en cada una de las páginas donde se exponen y analizan de manera exhaustiva y pormenorizada. No obstante, de la misma forma que lo hicimos en la parte primera, también ha parecido oportuno reunir aquí en forma de libro digital el repertorio completo de tales fichas correspondientes a la segunda parte y que, recordémoslo una vez más, trasciende el nivel de las técnicas del estudio para adentrarse en el aprendizaje del método científico. Para tal efecto basta con pinchar en el documento inferior (cuyo tamaño de visionado es ampliable) y se abrirá el cuaderno titulado METODOLOGÍA Y TÉCNICAS DE ESTUDIO PARA EL ALUMNADO DE SECUNDARIA. PARTE 2ª: METODOLOGÍA AVANZADA.