A02. ANTES DE ESTUDIAR

El estudio, como cualquier otra actividad humana que es compleja y requiere esfuerzo, necesita una preparación previa para que sea plenamente eficaz. Ese proceso preliminar sería muy parecido al que desarrolla un atleta: si pretende triunfar en una competición tendrá que adaptar su alimentación, buscar una pista de entrenamiento y, sobre todo, mentalizarse para trabajar duro con la finalidad de alcanzar el éxito.
Con el estudio ocurre algo parecido. Antes de comenzar esa tarea intelectual deberíamos preparar nuestro cuerpo, y sobre todo nuestra mente, para que colaboren para alcanzar el máximo rendimiento al aprender. Por ello en este apartado dedicaremos nuestra atención a las tareas preliminares que preceden al estudio y que, en caso de llevarse a cabo de manera continua y ordenada, pueden contribuir a mejorar nuestra capacidad de aprendizaje. Entre ellas debemos conocer tres aspectos que están muy relacionados con esta actividad.
En primer lugar, los jóvenes estudiantes deben conocer y, sobre todo poner en práctica, una serie de buenas costumbres higiénicas que refuercen nuestra mente puesto que el estudio es un trabajo fundamentalmente intelectual. El repertorio de medidas higiénicas van desde el régimen de comidas hasta la salud corporal y el equilibrio psicológico de cada individuo. Son todos ellos aspectos personales que tienen una estrecha relación con el estilo de vida que desarrollamos.
En segundo término, sería muy recomendable mejorar las condiciones ambientales del espacio donde se desarrollará el estudio. Nos estamos refiriendo al espacio en el que realizamos esa actividad, ya sea privado como una habitación de nuestra casa o público como el salón de una biblioteca, así como al mobiliario que usamos para ello y el que nos rodea, la forma de sentarnos o el ambiente que creamos a nuestro alrededor. Pensemos que todos esos elemntos tendrían que disponerse de forma que favorezcan la concentración.
Por último, hay que procurar potenciar las capacidades de nuestra mente. Los especialistas emplean conceptos y palabras un tanto extrañas para referirse a esas actividades de nuestra mente (por ejemplo hablan de funciones cognitivas y metacognitivas), sin embargo, nos estamos refiriendo con esos términos a unas realidades que te resultarán familiares cuando tienes que estudiar: extremar la atención, potenciar la memoria, intensificar el esfuerzo y, por encima de todas ellas, tener motivación. Para empezar a reflexionar sobre estas cuestiones, en el audivisual inferior ofrecemos un rápido recorrido por estas medidas preliminares al estudio.



PARA PROFUNDIZAR

Para conocer con mayor profundidad las medidas preliminirares que una persona debería poner en práctica si quiere estudiar en las mejores condiciones prosibles, presentamos a continuación tres fichas metodológicas. Cada una de ellas desarrolla todo lo que se ha examinado en el audiovisual pero de una forma más minuciosa. 

FICHA Nº 1: HIGIENE MENTAL
FICHA Nº 2: FACTORES AMBIENTALES DEL ESTUDIO
FICHA Nº 3: FACTORES PSICOLÓGICOS DEL ESTUDIO